Gafas de natación

0

Uno de los elementos clave de un buen nadador son las gafas de natación. Con ellas evitarás la irritación de ojos producida por el cloro de las piscinas o la sal del mar, además de permitirnos ver bajo el agua y controlar mejor la dirección que seguimos.

Si sueles practicar la natación o tienes intención de ello, deberás hacerte con unas gafas para estar bien equipado. La oferta en el mercado es muy amplia. Existen de todos los colores, modelos y de tamaños. Existen gafas para niños, para chicos, para chicas, de aficionado, de competición, de piscina, de mar, etc.

Por lo general, puedes encontrar tres tipos de gafas:

  • Suecas: Gafas de policarbonato utilizadas mayormente por profesionales en competiciones.
  • Neopreno: Menos problemas higiénicos y técnicos que sus predecesoras de gomaespuma; sin embargo, con el tiempo, siguen despegándose de la base.
  •  Silicona: Las más comunes. Son cómodas y evitan filtraciones de agua con gran efectividad.

Consejos para utilizar gafas de natación

  • Cómo colocarse las gafas: Con las gafas colocadas en la cara, desliza la cinta por detrás de la cabeza. La cinta debe apoyarse en la coronilla en un ángulo aproximadamente de 45º para evitar filtraciones.
  • Cómo quitarse las gafas:  sin miedo, introduce los pulgares bajo la cinta a ambos lados de la cabeza, deslízalos hacia atrás y levanta el elástico de atrás hacia delante.
  • Montaje y colocación: Se recomienda no ajustar en exceso la cinta, para evitar molestias y marcas alrededor de los ojos.  Si después del entrenamiento te duele la cabeza, por la zona de la cinta, o tienes marcas alrededor de los ojos, puede ser que tengas las gafas demasiados apretadas.